miércoles, 10 de julio de 2019

DE VACACIONES CON UNA BUENA NOTICIA


Este blog se despide porque se va de vacaciones. ¿Dónde deben ir los blogs en verano, cuando cogen vacaciones? Tenía varias noticias susceptibles de ser comentadas en esta última entrada del curso y he optado por una que nos muestra la cara buena de la gente.

Una investigación de la Universidad de Copenhague, del Instituto Holandés para el Estudio del Delito y la Ley y de la Universidad de Lancaster, consistente en examinar grabaciones en vídeo de 219 discusiones y agresiones producidas en Ámsterdam, Lancaster y Ciudad del Cabo, ha llegado a la conclusión de que los transeúntes intervienen en nueve de cada diez peleas públicas para ayudar a las víctimas de una agresión o de violencia. Esto desmiente la creencia popular. Con esta noticia, te deseo unas buenas vacaciones. Disfruta del verano.

miércoles, 3 de julio de 2019

¿EL FINAL DE LOS RELOJES ANALÓGICOS?


La medida analógica del tiempo quizás pronto quedará como un recuerdo histórico. Leo en La Vanguardia del 14 de junio de 2019 que "los niños y adolescentes, acostumbrados a leer la hora digitalmente en ordenadores, tabletas y teléfonos móviles, no entienden los relojes analógicos". El reloj analógico no forma parte de sus vidas. En España y en otros países, la lectura de los relojes analógicos forma parte del currículum pero si no se practica en la vida cotidiana se acabará olvidando.

¿Qué consecuencias tiene esto? Alguien puede pensar que ninguna, que hay que adaptarse a los cambios y los relojes analógicos pronto sólo serán piezas de coleccionista. La cuestión, sin embargo, no se limita a los relojes. El impacto de la digitalización provoca, por ejemplo (según un estudio de un organismo de la sanidad pública británica) que muchos niños no sepan coger el lápiz o el bolígrafo como es debido, para escribir, porque nunca han jugado con bloques de madera o recortables, no han empujado coches de juguete... y, por tanto, no han desarrollado adecuadamente los músculos de los dedos para poder escribir. ¿Esto es malo? Es un tema polémico, con puntos de vista muy contrapuestos.

miércoles, 26 de junio de 2019

INNOVACIÓN DOCENTE


Este es el último tema de la conferencia sobre cómo mejorar la docencia en una titulación universitaria (la entrada anterior es del 12 de junio del 2019). Después de hablar de la formación en competencias, de la relación entre teoría y práctica, de los aprendizajes profundo y superficial, de la evaluación, de la interdisciplinariedad / transversalidad y del aprendizaje autónomo, cierro con la innovación docente, el requisito para afrontar cambios para la mejora. La innovación es el paso necesario para impulsar buenas prácticas. Se trata de un proceso nuevo, planificado y del cual se hace la evaluación que debe ser sostenible en el tiempo (novedades que no cuentan con los mínimos para poderse mantener creo que no se deben etiquetar propiamente como una innovación). ¿Qué facilita los procesos innovadores? La deliberación y participación de los implicados, la percepción por parte del usuario o usuaria de la innovación de que ésta satisface sus necesidades, la suma de pequeños y progresivos cambios, el conjunto de propuestas surgidas de los usuarios. En cambio, la dificulta el sentirse solo (sensación de insularidad docente), la percepción de que el esfuerzo que supone innovar no aporta beneficios o aporta pocos, las dificultades generadas por el sistema (falta de tiempo, normativas...) y la falta de recursos específicos.

En el análisis de una titulación concreta destaqué como puntos fuertes la sensibilidad por la innovación por una parte relevante del profesorado, las iniciativas para intercambiar y poner experiencias en común y las experiencias innovadoras (algunas ya consolidadas como buenas prácticas docentes) en algunas asignaturas. Como retos de mejora apuntaba las dificultades para mantener algunas innovaciones, la necesidad de consensuar entre los y las docentes sobre qué y cómo innovar y las trabas para trabajar en equipo docente porque mucho profesorado no tiene dedicación exclusiva. Como tema para el debate propuse el siguiente: ¿Cómo se puede generar un sistema que facilite un trabajo en equipo docente para poder consensuar y desarrollar innovaciones docentes?

miércoles, 19 de junio de 2019

DOCENCIA DEMASIADO TRADICIONAL EN LA UNIVERSIDAD


A mediados de mayo, la Xarxa Vives presentó el informe Ser estudiante universitario hoy, elaborado a partir de las respuestas en línea de 40.000 estudiantes de veintidós universidades de Cataluña, Comunidad valenciana y Baleares. El estudio aporta varios datos de interés pero ahora me centro en la cuestión de la metodología docente. Los estudiantes ponen de manifiesto que contrasta su familiaridad con las tecnologías digitales con la preponderancia en la Universidad de un sistema donde aún impera la clase magistral (quizás podríamos decir: expositiva), la toma de apuntes y unos exámenes bastante tradicionales. Según los resultados, en un 59,7% de las asignaturas la metodología es tradicional, en un 34% las metodologías son activas (participación del estudiante, trabajos en grupo, evaluación continua) y en el 5,3% hay innovación (clase inversa, ludoficación, cursos en línea..).

Los porcentajes mencionados hablan por sí mismos. Aunque, poco a poco, va cambiando, este cambio a la Universidad le cuesta mucho. Sería equívoco atribuirlo sólo a resistencias por parte del profesorado; el grave problema que tienen algunas universidades por la escasa renovación generacional de los y las docentes, la falta de estabilidad y el alto porcentaje de profesorado a tiempo parcial seguro que no ayudan nada al cambio metodológico. Una de las claves para hacer este cambio es trabajar en equipo docente y esto se hace muy difícil con la situación en que se encuentra el profesorado. No parece, sin embargo, que nadie ponga manos a la obra para mejorar significativamente la situación.